testAquí puedes encontrar las declaraciones de las Embajadas de Aficionados de Inglaterra redactada por Football Supporters Federation (FEF) y las de Rusia, estando ambas en suelo en marsellés y siendo testigos de primera mano de la violencia ocurrida en la ciudad en torno a la jornada de partido. Ambas declaraciones sirven como recordatorio útil que, tal como hemos sostenido siempre como aficionados al fútbol de toda Europa, nunca se debe juzgar a los aficionados de toda una nación sobre la base del comportamiento de una pequeña minoría. Lee sus declaraciones completas aquí:

Declaraciones de la Embajada de Aficionados de Rusia:

"La Embajada de Aficionados de Rusia expresa su pesar por la situación de disturbios que implican aficionados rusos en Marsella. Creemos firmemente que tal comportamiento no es la norma para los ciudadanos que viajan para apoyar al equipo nacional de Rusia en Francia. Lo sentimos mucho por los ingleses que han sido heridos y ahora están en el hospital. Les deseamos la recuperación más rápida posible.”

"Como Embajada de Aficionados de Rusia, nos gustaría hacer hincapié en la comunicación amable y respeto mutuo del que hemos sido testigos entre los fans de Rusia e Inglaterra durante su estancia en Marsella. Por nuestra parte, estamos trabajando para ayudar a todos los aficionados al fútbol de ambos países y fomentar el respeto mutuo junto con un ambiente festivo en el torneo".

EMBAJADA DE AFICIONADOS RUSIA

Website 
Social media: Facebook * Twitter @fansembrussia * Instagram * VKontakte * #ФанПосольство
Hotline +33 (0)677 308 912
Fan guide

Declaraciones de la Embajada de Aficionados de Inglaterra/Football Supporters Federation:

"En Marsella, los hinchas ingleses fueron objeto de numerosos ataques planificados, organizados y brutales en varias ocasiones en los días anteriores el partido contra Rusia, en el propio estadio, y después del partido.

Decenas de aficionados ingleses han resultado heridos, algunos de gravedad. Muchos más, incluyendo mujeres y niños, se han visto afectados por las granadas de gas o lacrimógenos empleados por la policía. Ha supuesto para muchos un comienzo muy desagradable para lo que debería ser un carnaval muy agradable de fútbol.
Con unas pocas excepciones honrosas, la primera respuesta instintiva de muchos medios y en la política ha sido una vez más echarnos la culpa a nosotros, con pereza o para adaptarse a su propia agenda de caer en los estereotipos sobre hooligans ingleses en el extranjero.

Cualquiera que sea la historia - y ha habido un montón de ellas en los años pasados que nos valió una reputación negativa - esta vez, esas acusaciones están lejos de la realidad.
No estamos afirmando que todos los aficionados ingleses son ángeles. Mientras que la gran mayoría de nosotros vienen y festejan el verdadero espíritu del fútbol, haciendo nuevos amigos a medida que avanzamos, todavía hay un número de entre nosotros que beben tal vez más de lo aconsejable, o que cantan canciones que no son del gusto de todos. Pero lo que podemos decir con seguridad es que sabemos que ninguno de los muchos incidentes violentos que tuvieron lugar en Marsella durante nuestra estancia allí fueron iniciados por los aficionados ingleses.

Hemos sido testigos de grupos que venían - a veces hooligans rusos, a veces ultras del Marsella, a veces simplemente bandas de jóvenes locales - con el objetivo deliberado de atacar a los hinchas ingleses comiendo y bebiendo en y fuera de bares y restaurantes o de camino al estadio. Algunos de ellos venían con la camiseta de sus equipos, algunos de ellos tenían sus caras tapadas, pero todos ellos vinieron con la intención de buscar problemas e iniciar la violencia.

Los ataques han sido brutales, y en ese contexto, casi no se puede condenar a los aficionados ingleses a los que no les habían dejado más remedio que defenderse y en algunos casos a sus familias. Pero, por supuesto, esos son a menudo las imágenes que terminan en la televisión y se utilizan fuera de contexto para demonizar a los aficionados ingleses. Los medios hablan de "enfrentamientos" entre los aficionados, como si hubiese dos grupos decididos a enfrentarse entre sí. Eso no fue lo que sucedió aquí.
Estos eran cobardes atacando grupos que incluían familias, personas inocentes ocupándose de sus asuntos y tratando de disfrutar del torneo. Ese tipo de comportamiento y sus autores no tienen cabida en el fútbol, y es a estas personas a la que pertenece la culpa de los eventos ocurridos en Marsella.

Que estos ataques se permitan plantea preguntas cruciales sobre el papel de la policía francesa. Sin duda, la primera responsabilidad de un cuerpo de policía en un país anfitrión de un torneo es asegurarse de que los que han venido a disfrutar de él puedan hacerlo en condiciones de seguridad, protegidos por supuesto no solo del terrorismo sino también de los ataques de matones locales o gamberros visitantes.

Y sin embargo, hemos sido testigos de que estos grupos se unen para preparar sus ataques a multitud de fans, mientras que la policía mira y deja que suceda. Si pueden ver un problema potencial en desarrollo delante de sus ojos, ¿por qué no hacen nada para detenerlo?

Una y otra vez, la primera intervención de la policía francesa ha sido la utilización de gases lacrimógenos y cañones de agua. Está en la naturaleza de los gases lacrimógenos que no discrimine entre los autores y los transeúntes, entre agresores y víctimas, y que a menudo cae cuando los malos de la película ya se han escapado - dejando a los que acaban de ser atacados o en el vecindad con picazón en los ojos y luchando por respirar.

La otra consecuencia de esto es que la policía, mientras que puede parecer dramática y eficaz con la gente en busca de amparo, en realidad deja a los hooligans libres para luchar otro día. Ninguno de ellos está detenido, se dispersan cuesta arriba y se reagrupan listos para su próximo asalto, o para viajar a su próximo destino.

Todos los problemas en las calles de Marsella fueron seguidos por escenas terribles en el interior del estadio al final del partido: pirotecnia ilegal, banderas políticas de extrema derecha, y, finalmente, el ataque frontal a los hinchas ingleses en los bloques adyacentes - un sector neutro que contiene también aficionados franceses y muchos grupos familiares. Todo ello totalmente inaceptable.

En la Eurocopa del 2000, el equipo de Inglaterra fue amenazado con la expulsión del torneo a causa del comportamiento de nuestros hinchas - y sin embargo, los problemas generados entonces fueron algo así como una cerveza pequeña en comparación con lo que se ha desarrollado con los hooligans rusos en los últimos días.

Nos opusimos a la expulsión de Inglaterra de la Euro 2000 sobre la base de que expulsar al equipo sería castigar a la mayoría de los aficionados tanto, y posiblemente aún más, que a la minoría culpable - y podríamos argumentar que el mismo principio se aplica a cualquier amenaza de expulsar a Rusia del torneo ahora. Cualquier sanción debe aislarse y castigar a los autores; la mayoría de los aficionados son parte de la solución, no el problema.

Una diferencia importante sin embargo es que después de la Eurocopa del 2000 y la amenaza de expulsión, hubo un esfuerzo concertado en Inglaterra, que involucró a todos a través del fútbol, incluyendo al gobierno, la policía, la FA y las organizaciones de aficionados, para hacer frente a los problemas que tuvimos. Esto dio como resultado entre otras cosas nuevas leyes y la creación de órdenes de prohibición en el fútbol, y funcionó: el resultado ha sido, con el tiempo, una gran mejora en el comportamiento y la reputación de los hinchas ingleses, que nos hemos visto justamente elogiados en más de una ocasión por nuestra contribución a la atmósfera de un torneo.

Si Rusia quiere ser tomada en serio como una nación de fútbol que compite y, de hecho, organiza grandes torneos internacionales, entonces seguramente tiene que haber alguna acción de carácter serio tomada dentro de Rusia para detener su elemento violento que lleva a cabo estos ataques cobardes. En la situación actual, la perspectiva de una Copa del Mundo en Rusia se ve menos atractiva que nunca.

Tal vez eso es el futuro. Pero ahora, con efecto inmediato, es necesario que las autoridades francesas aseguren a los hinchas ingleses que son capaces de disfrutar de la Eurocopa de 2016 en el estado de ánimo de carnaval en el que nos destacamos, a salvo de la agresión y alentar la fiesta".

 

EMBAJADA DE AFICIONADOS INGLESA
Website
Social media: Facebook* Twitter @The_FSF and @FSF_FreeLions
Hotline +44 7956 121314
Fan guide

Contactos

Football Supporters Europe eV

Koordinationsbüro

Postfach 30 62 18
20328 Hamburg
Germany

Tel.: +49 40 370 877 51
Fax: +49 40 370 877 50
Email: info@fanseurope.org

Pie de imprenta